¿Qué tienen en común Hotmail, Groupon, Instagram, Airbnb y Dropbox? Y no nos referimos a los millones de dólares que mueven a diario. Estas empresas, aparentemente tan distintas entre sí, tienen como denominador común que alcanzaron el éxito gracias al Growth Hacking. Vale, la palabra puede sonar extraña, pero te aseguramos que en cuanto acabes de leer este post querrás tener a un Growth Hacker en tu empresa.

El growth hacking se podría definir como una disciplina que busca incrementar de forma rápida las ventas o usuarios de nuestra empresa utilizando el mínimo de inversión y de esfuerzo ¿Suena bien eh? Entonces espérate a seguir leyendo y descubrir el mundo del Growth Hacking 😉

El primer caso de Growth Hacking conocido mundialmente

Todo empezó con el Post Data en un mail. Imagínate que envías un correo a todos tus clientes y al final de tu mail les pones: “PD: descárgate nuestro producto X desde nuestra web” publicidad fácil, gratis y con buena repercusión. Pues esta es la estrategia que usaron los fundadores de Hotmail para dar a conocer su producto y, sin saberlo, inventaron lo que hoy conocemos como Growth hacking. Y ya véis que hotmail no es precisamente una PYME…

La estrategia de hotmail tuvo una gran repercusión en su momento (1995) porque Internet era totalmente distinto a lo que conocemos hoy en día, desde entonces las técnicas de Growth Hacking han cambiado muchísimo. Si quieres entender mejor esta técnica debes tener en cuenta los siguientes puntos:

El growth hacking no es un conjunto de herramientas que hacen aumentar tus clientes por arte de magia. Es una nueva manera de entender el mercado, el producto y sus usuarios. Como dice Ryan Holiday “da igual las veces que debas cambiar tu producto o tus estrategias, lo importante es que encuentres eso que impacte a cualquier persona”.

El growth hacker es el híbrido hecho realidad. Este nuevo perfil profesional debe ser una mezcla entre programador, analista y puestos a pedir con unos toques de creatividad.

¿Cuáles son las fases de trabajo del Growth Hacking?

1. Adaptación del producto al mercado: Es fundamental que no solo tengas el producto, sino que también hayas encontrado usuarios que lo necesitan. ¿Y cómo se consigue esto? Escuchando las necesidades del mercado. Hoy en día no es raro ver cómo las empresas preguntan a sus clientes qué es lo que esperan de su marca, o  autores de libros que piden feedback para escribir sus novelas. Muchas veces hemos de salir de nuestro lugar de trabajo para encontrar la respuesta.

2. Si consigues adaptar tu producto al mercado, te será mucho más fácil empezar con el Growth Hacking. Si tu producto es lo que tu cliente andaba buscando, habrás dado con la clave de todo porque el growth hacking lo que busca es llamar la atención de las personas de una manera fácil y constante. No queremos hacer una gran campaña con unos gastos astronómicos y que se volatilice a los dos días, queremos hacerla duradera y, como diría Barney Stinson,legen (wait for it) dary

3. ¡Viralízate! Empresas como Groupon se hicieron virales regalando 10€ cada vez que invitaban a un amigo a unirse a la página. Dropbox hacía algo parecido, pero regalaba más espacio. El caso de Hotmail que os explicamos al principio, también se podría considerar como uno de los primeros virales de la historia.

4. Fideliza y optimiza: Lo más importante es recordar que un usuario feliz es un usuario fidelizado. Es importante fidelizar a los clientes porque solo ellos nos pueden hacer la mejor publicidad del mundo.

Esta tendencia todavía es muy novedosa en España, pero poco a poco se va implantando en nuestras empresas. ¿Creéis que el Growth Hacking cambiará el paradigma actual del marketing?

Comparte esta noticia

Échale un vistazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Puedes usar las siguientes HTML etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

borrar formularioEnviar